Alterinver

Análisis de ratios del sector farmacéutico

Actualizamos el análisis de ratios del sector farmacéutico. Como en anteriores ocasiones, utilizaremos el listado de sectores y subsectores que publica la Bolsa de Madrid, con el objetivo de agrupar información de compañías del mismo sector y poder ofrecer una lectura rápida de su situación (márgenes, endeudamiento, liquidez…) en un momento dado mediante el uso de una serie de ratios comparables.

El sector salud posee una vertiente empresarial conocida como industria farmacéutica, que se dedica a la fabricación, preparación y comercialización de productos farmacéuticos para el tratamiento y la prevención de enfermedades. En España, esta industria genera un gran volumen de ventas y posee una de las mayores tasas de productividad a nivel mundial, además de constituir una fuente de empleo cualificado, estable y diverso. La principal característica de la industria farmacéutica, por lo menos a nivel nacional, es la de un laboratorio farmacéutico de origen familiar.

Una vez puesta en contexto la importancia de esta industria, vamos a definir la lista definitiva de las 9 empresas del subsector de Productos Farmacéuticos y Biotecnología que forman parte del mercado continuo, tras la incorporación de Oryzon a finales de 2015. La comparación se ha llevado a cabo en base a los márgenes, BPA, DPA, ROCE, P/B, P/FCF, P/VC, EV/EBITDA, EV/FCF, DFN/EBITDA y Dividend Yield:

  • Margen Bruto – Un margen bruto elevado indica que la compañía tiene poder en la fijación de precios de los productos o servicios. Un margen bruto reducido indica que la compañía opera en un sector muy competitivo y sensible a los precios, por lo que no tiene poder en la fijación de precios de los productos o servicios.
  • ROCE – También conocido como rentabilidad sobre el capital empleado. Este ratio mide la rentabilidad generada por la empresa en función de todo el capital invertido por accionistas y acreedores (incluyendo deuda, subvenciones, créditos fiscales). Es decir, nos va a dar una muestra de la rentabilidad que obtiene la empresa. Este es uno de los ratios más importantes ya que una empresa con un ROCE por encima del 15% sostenido en el tiempo y con poca deuda es un indicador de buena salud del negocio.
  • P/B o PER (“Price to Earnings Ratio” o Ratio Precio Beneficio) es sin lugar a dudas el ratio bursátil más popular por su simplicidad y facilidad de uso. Este ratio bursátil relaciona la capitalización bursátil de una empresa con su beneficio neto o, lo que es equivalente, su beneficio por acción con su precio por acción.
  • P/FCF (“Price to Free Cash Flow” o Ratio Precio-Flujo de Caja Libre) es el ratio que relaciona la capitalización bursátil de una compañía con sus flujos de caja libres, es decir, que nos dirá lo barata o cara que está la empresa. Mientras que la cifra del beneficio neto de una compañía es algo “artificial”, ya que puede ser maquillada con diferentes argucias contables, el flujo de caja libre es un valor objetivo. Por ello, este ratio puede considerarse más objetivo que el PER, aunque requiera un cálculo más complejo.
  • P/VC (también conocido como PVC, “Price/Book Value” o P/BV) es el ratio clásico para valorar acciones desde un punto de vista teórico. Se obtiene al dividir el precio de una acción por su valor teórico contable, o lo que es equivalente, dividir la capitalización bursátil entre los fondos propios.
  • EV/EBITDA – Este ratio relaciona el valor de empresa (“Enterprise value” en ingés) de una compañía con su EBITDA (“Earnings Before Interests, Taxes, Depreciation and Amortization” o “Beneficio Antes de Intereses, Impuestos, Depreciaciones y Amortizaciones”).
  • DFN/EBITDA – Este ratio relaciona deuda financiera neta de una compañía con su EBITDA (“Earnings Before Interests, Taxes, Depreciation and Amortization” o “Beneficio Antes de Intereses, Impuestos, Depreciaciones y Amortizaciones”).
  • Dividend Yield – (Rentabilidad por dividendo) mide el porcentaje del precio de una acción que va a parar a los accionistas en forma de dividendo cada año.

Para que una empresa sea buena inversión, tiene que conseguir ingresar más de lo que gasta. Este es el primer punto a destacar, y aunque las empresas farmacéuticas suelen ser negocios con elevados márgenes, esto no es seguro de nada. Buena muestra de ello son los resultados que obtenemos de las compañías analizadas. Mientras Grifols se situa al frente, con márgenes superiores a la media en todos los casos, el resto de compañías que son capaces de generar beneficios, obtienen resultados bastante dispares. 

A modo de comparación, vamos a asignar números del 1 al 9 a cada ratio. De esta forma la mejor empresa se llevará un 1, la siguiente un 2 y así sucesivamente hasta llegar a 9, que será la peor en cada ratio. La suma de cada una de las puntuaciones nos dará las mejores empresas con números más bajos, mientras que las empresas con números más altos serán las peor paradas.

De la comparación, además de los márgenes comentados anteriormente, hay que destacar los niveles de eficiencia alcanzados por Faes Farma, Rovi y Prim, con rentabilidades sobre el capital empleado del entorno del 15%. De Faes Farma también hay que destacar el resultado obtenido en el ratio EV/FCF, que si le damos la vuelta y en lugar de formato veces lo pasamos al formato rentabilidad, obtiene una tasa de rentabilidad desapalancada del flujo de caja libre del 6%, que sumado a la mejora experimentada en su estructura de capital, la sitúa en una clara ventaja en la comparación.

En la siguiente tabla se amplia la visión del análisis al poner en perspectiva la evolución de ingresos y beneficios de los últimos 5 ejercicios de las compañías que han pasado el primer filtro.

Grifols es con diferencia la empresa que más ha crecido en el último lustro, aunque para llevar a cabo este crecimiento, ha tenido que invertir más recursos, por lo que su rentabilidad por capital empleado se ha visto resentida.

Tras el cambio de rumbo en su “core business” hacia el área de dermatología, Almirall sería la única compañía de esta comparación que ha experimentado un retroceso en sus principales cifras.

Tanto Faes Farma, como Prim y Rovi, han obtenido una relación de crecimiento y eficiencia bastante equilibrada. En el caso de Faes, la gran diferencia entre el crecimiento de ingresos y beneficios se ha producido gracias a la mejora experimentada en su estructura de capital.

Hay que tener en cuenta que el análisis de ratios no es más que una herramienta, y como tal, tiene sus limitaciones. Puede ser de gran utilidad como técnica de screening para detectar posibles oportunidades de inversión, pero sin sacar conclusiones precipitadas. No aconsejo tomar decisiones de inversión basándose exclusivamente en un ratio. Son herramientas útiles dentro de un proceso de análisis más exhaustivo, pero no suficientes por sí solos.

Joel Casado Benito

Joel Casado Benito

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas (Universidad Autónoma de Barcelona). Inversor en constante evolución, aprendiendo de todo lo que me rodea. Hacer de lo complejo algo sencillo tiene un valor tremendo si está hecho con pasión, compromiso y seguridad.

4 comentarios

  • Los resultados de Grifols, FAES (sobre todo si tenemos en cuenta el aceleramiento del crecimiento de ingresos en 2016 y lo que llevamos de 2017) y Rovi son magníficos.

    Lo único… yo a Biosearch no la metería en el mismo saco, porque los productos a los que se dedica, por norma general, no requieren las mismas autorizaciones (por suerte, o una empresa tan pequeña no podría hacerlo) ni prescripciones. Con Prim pasa un poco lo mismo, aunque está en el sector salud, no me parece que la comparación con compañías farmacéuticas sea del todo apropiada.

    Un saludo y gran artículo

    • Hola Jorvine,

      Llevo unos días analizando e intentando entender la situación de la compañía. Si todo va bien esta semana tengo pensando compartir un pequeño análisis, así que sus deseos son órdenes 😉

      Un saludo